Mantener una relación esporádica en una web de contactos

relacion esporadica en la red

A todos los chicos nos gusta la idea de tener relaciones esporádicas que no nos impliquen compromiso ni involucrar sentimientos. Y mucho menos implicar a nuestra familia y amigos.
Soñamos con la chica ideal que nos permita obtener más de lo que pedimos en la cama, pero sin sentimientos.

Ventajas de una relación esporádica en la red

Las chicas que ligan en Internet son esas mujeres inalcanzables, sexis, esculturales que, muchas veces, vemos de lejos y nos imaginamos una relación esporádica en la que, de vez en cuando, nos escapemos a un lugar solitario, a una habitación a oscuras en donde sólo nosotros dos sepamos lo que ocurre, independientemente del mundo que nos rodea.

Ellas buscan tener relaciones en una web de citas como encuentro adulto, y tu quieres descubrir un tipo de relaciones que hasta ahora no habías tenido ocasión de probar.

¿Y si nos encontramos con alguna chica que ya conocemos?

Las relaciones esporádicas con alguien conocido pueden ser las mejores del mundo si son bien llevadas, puesto que es una chica cercana que siempre está allí vigilante. Nos ve cuando entramos, cuando salimos, sabe quien nos visita. Incluso, a veces, sabe hasta a qué hora dormimos, ya que ve cuándo encendemos y apagamos la luz de nuestra habitación. Puede ser una espía que nos aceche demasiado de cerca pero, sin embargo, si tenemos la suerte de encontrarnos con una chica desenfadada, sería lo máximo.

Estas son este tipo de chicas con las que nos topamos a diario. Podemos coincidir en diferentes lugares como el ascensor, las escaleras, el aparcamiento… Son lugares donde podemos cruzar miradas, sonrisas, coquetear discretamente. Todo eso va aumentando el deseo para que, cuando llega el momento anhelado, los dos ansiemos esa relación esporádica que disfrutamos alejados del mundo.
Hay muchísimas ventajas de involucrarse en una relación esporádica por Internet. La principal es que, como la tenemos tan cerca, en cualquier momento podemos correr a su habitación cuando la noche se hace más oscura y los ojos de los vecinos vigilantes ya están dormidos. Ese es el momento ideal para hacer de esa noche que no prometía nada una de las mejores de nuestra vida.

Otra de las ventajas es que podemos coquetear a lo ancho y largo de la web buscando perfiles que nos interesen. Incluso podemos tener una novia que no sospeche nada, porque esta persona es la chica que siempre está cerca. Pero es inevitable que suceda ya que a ambos nos invitan a todas las reuniones del vecindario. Jamás será una cita ni dará lugar a nadie para desconfiar que hablen casualmente, sonrían o compartan una bebida juntos.

Creo que la mejor de las ventajas de mantener una relación esporádica en la red es que, desde que tenemos uso de razón. Incluso podemos encontrarnos con alguna chica cerca nuestro, después de que las vemos salir y entrar con diferentes chicos y casi nunca nos dirigen una mirada. Esas voluptuosas mujeres ni siquiera nos miran y babeamos en secreto por ellas junto con nuestros amigos del vecindario. Cuando empieza ese flirteo secreto, ese coqueteo insospechado, sobre todo cuando logramos cruzar esa barrera que nos permite acercarnos y, llegar a la cúspide de la fantasía… Descubrir la habitación de esa vecina inalcanzable… Podemos decir que hemos alcanzado el cielo, ya que cruzamos la barrera de la vecina y, con ello, obtenemos el mayor de los premios.

Aspectos a tener en cuenta para elegir preservativos

relaciones

A la hora de elegir preservativos es importante que sepamos cuales son las diferencias entre unos y otros, si acaso hay uno que lubrica mejor que otro, si el material del que están hechos los vuelve casi invisibles o en su defecto preferimos aquellos que protegen pero los seguimos sintiendo cuando están dentro de la vagina o del ano de nuestra pareja sexual.

Son factores que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un condón. El tamaño tambien es importante, parece que no pero se nota la diferencia. De igual forma el color, pues ahora hay de muchas tonalidades y se pueden elegir incluso aquellos que tienen sabores, ahora en ese sentido existen un sinfín de variedades, como por ejemplo la canela, el chocolate, etc.

La manera más práctica de comprar un condón es yendo a la farmacia, pregunta por las variedades que hay y si tienen algunos otros que ofrezcan unas propiedades mejores de las marcas que habitualmente están expuestas.

Sin embargo ten en cuenta que también los puedes comprar por internet, esto en el caso de que no te sientas muy cómodo preguntando en la farmacia por preservativos. Si los compras por internet podrás incluso preguntar en la tienda algunas dudas acerca de los condones que has comprado. No te preocupes. Te llegaran en una caja que a nadie le despertará sospechas de que ahí hay condones.

Otro consejo es que investigues en distintas páginas web de condones para que hagas la comparación respectiva entre unos y otros. Hay algunos que ofertan condones al por mayor e incluso el precio se reduce.

Si sales por la noche y piensas que puede ser una noche interesante desde el punto de vista sexual, guárdate en la cartera dos condones. Y es que más vale precaver que lamentar, puede darse el caso de que tu condón se rompa o que termines y luego te surja el deseo de volver a tener relaciones sexuales esa misma noche con tu pareja.

Es posible que a tus manos hayan llegado preservativos no lubricados, si acaso decides lubricarlo ten presente que el material que para ello vas a usar sea compatible con el preservativo.

Cuando decidimos elegir preservativos y tenemos pareja es importante compartir las dudas con ella, quizá no tanto a la hora de elegir el tamaño del preservativo pero sí en lo referente al color, aroma y textura. De esa forma compartiremos con nuestra pareja algo que ella en caso de que te practique sexo oral también va a disfrutar.

Pero si acaso es un asunto más bien personal, serás tú quien decida todas las características que han de tener los preservativos que cargarás en tu cartera. Piensa que portarlo deberá ser prácticamente obligatorio pues nunca se sabe en qué momento ni en qué contexto harás uso de él, y es que a veces no nos damos cuenta que los necesitamos.

Un hombre puede ser infiel casi sin darse cuenta

Pasa que de pronto un día sin que te lo plantees ni te des cuenta ya estás en la cama con otra. Un bombón de los que siempre habías soñado. Eres un hombre casado, con un horario de oficina. Tu vida es estable. Nunca imaginaste que terminarías siendo protagonista de una página destinada a las infidelidades

La mujer que se ha convertido en tu amante dice haber cortado con su pareja, por tanto el hombre problema eres tú. En cualquier caso ella ha aceptado seguir adelante. La circunstancia como os conocisteis ha sido de lo más rara. En una cola de supermercado. Luego os visteis en el mismo gimnasio. La comunicación surgió por una tontería.

seduccion e infidelidad

Tú eres un hombre casado y no dejas de pensar en esa otra mujer estando en casa. Quieres volver a verla pero al mismo tiempo esperas no volverla a ver. ¿Qué decirle? ¿Para qué hablarle? Ocupas el fin de semana pensando en ella. Y dado que tu mujer te hace cada vez menos caso, mejor, porque pasas desapercibido como una hormiga. Tu mujer y tú viven juntos bajo el mismo techo desde hace 20 años. Están casados. Pero en todo ese tiempo la relación ha tenido sus altibajos. Ha habido veces que la relación ha estado a punto de romperse. En 20 años es normal que algo así pase. Muchos de tus amigos ya ni siquiera están casados. La palabra divorcio se ha generalizado en casi todos.

Y en los que no, la palabra infidelidad ha sido reemplazada por la palabra pasármelo bien. Ellos saben como pero a ti no te había gustado. Tú estabas bien en tu salón viendo la tele con tu mujer. De verdad: estaba todo bien hasta que conociste esa mujer en el supermercado. Encantadora. Sensual. De esas que de preferencia uno no quisiera ver más en la vida para no sentirse tentado. O para no sentirse ridículo, y vas tú y luego la vuelves a ver en el gimnasio. Una tentación. Es en lo que se ha terminado por convertir ella. Te saluda. La saludas. Intercambias breves palabras, muy breves porque eres respetuoso y porque no te gustan demasiado los cambios hasta que de pronto un día es ella la que da el primer paso. Como era de esperarse fueron pretextos.

La rueda que cambiaste de su coche. El café y el cuadro que quería colgar en el pasillo de su apartamento. Terminaste en la cama con ella. Gozaste como hacía mucho que no habías gozado y por un momento quisiste no ser un hombre casado, el sentimiento de culpa te pasó por la cabeza pero no como para hacer un drama por lo que te había ocurrido. Ahora tienes dos mujeres: la oficial y la amante. Sientes que formas parte de un colectivo de hombres adultos que encuentran satisfacción en la variedad. Que no se resignan a vivir de manera monótona y aburrida. Que son enemigos del sofá. Pero no te has divorciado. Tú lo que eres es un hombre casado.

Fuente: Fuego de Vida opiniones