relaciones abiertas

Relaciones abiertas en Internet: todo lo que debes saber

La cuestión es muy clara. La pareja está en crisis. Las opciones de ligoteo abundan por todas partes y eso es algo que se ve todos los días. Plataformas de citas online y aplicaciones para conocer gente que se multiplican a lo que se suma la oferta en los diversos mundos del sexo. Las formas de satisfacción sexual están a la orden del día. Las aventuras amorosas, los tríos, el intercambio de parejas y el intercambio de sexos. Es como si el tema de la identidad sexual empezara a cuestionarse desde el ruido pero también desde el silencio. La pareja tal como la conocemos es algo que todo el mundo busca en sus diversos aspectos. Hay para todos los gustos, al menos eso es lo que parece. En medio de toda esa especie de témpano avasallador hay lugar para las relaciones abiertas. Aquellas que no se quieren involucrar. Para qué. No. Nada serio. Estamos saliendo. Es una relación abierta que a veces está bien pero por un tiempo quizá. Depende de cada uno, es cierto, depende.

Lo que no vendrá bien a nadie es dar con alguien que te lo proponga desde el principio y tú no quieras. Si te gusta una chavala y os besáis y de paso os acostáis. Todo bien. Todo limpio. Todo sano. Pero te enamoraste. No se lo dices. Te lo cuentas a ti porque venías enamorándote de ella cada segundo mientras la veías en clase. Ella no quiere saber nada sobre la seriedad en la pareja. A ella solo le interesa pasárselo bien. Y se lo ha pasado bien contigo en la cama. Lo normal sería que dejaras que la cosa siguiera ahí. Chavales como tú que se ven en ese trance optan por no seguir y menos cuando ella propone una relación abierta. Chavales como tu digo, hay otros que sí entran al juego. Se suben al barco a morder su parte del pastel aunque saben que a la orilla no llegarán porque barcos así vuelcan.

Pero como no es la primera vez que les pasa no pasa nada. Lo que quiero decir que las relaciones abiertas no son en ningún caso para personas que tengan principios sentimentales en torno al amor. Gente que crea en la relación de pareja como algo estable. Gente que busque estabilidad en diversos sentidos patina en una relación abierta. Las relaciones abiertas están bien para gente que está acostumbrada tal vez a un estilo de vida en el que cualquier cosa puede ocurrir. No es para el típico obsesivo del amor. O para la mujer que dice te voy a querer para toda la vida.

Esa gente sufre con una relación abierta. Y de lo que se trata en una relación es de pasárselo bien. No de sufrir. Además quien sabe por cuánto tiempo. Así que lo mejor será que si alguno se está planteando una relación abierta lo haga con naturalidad. Aquí no se trata de conquistar para toda la vida a nadie. Es algo que quizá sea solamente por un tiempo. Tomárselo mejor como una buena experiencia para fortalecer los sentimientos. Para entender que todos somos libres y que necesitamos nuestro tiempo.

Deja un comentario